16 de abril de 2015

M de... MAMÁ

Primero no fui nadie...


Y mamá lo fue todo para mí.


Lloré, grité, le robé noches de sueño,
me colé en su cama por capricho,
fingí que me pasaba algo para volverla loca y 
lo único que necesité fueron sus brazos.


Después, cuando supe expresarme,
presumí ante mis amigos del cole de mamá,
mi mamá esto,
mi mamá hace,
mi mamá lo otro...


Luego fui adolescente y...
pasé completamente de mi mamá,
mi mamá no sabe,
mi mamá no entiende,
mi mamá no se empana de nada...



Más tarde dejé de ser chica adolescente para irme haciendo mujer 
(siempre con espíritu infantil),
pero mujer,
y aquí comencé a observar a mi mamá de otra manera...


Y el remate fue cuando yo misma fui...
¡¡mamá!!


Ahora mi mamá es abuela y...


Nada tiene ya que ver con aquella que fue mi mamá.


Ahora no riñe, consiente,
ahora no grita, canta,
ahora no castiga, perdona,
ahora no educa... malcría.


Y en realidad...
no sé cómo me gusta más,
si como mi mamá,
o como la abuela de mi hijo.



Porque cualquier mamá o abuela,
ya sólo por llevar estas etiquetas por delante de su nombre,
se han ganado el cielo,
el paraíso
y el respeto de quiénes se acerquen a ellas.


Te lo pueden contar,
recitar,
describir
y relatar,
pero hasta que no lo vives,
no lo sabes.

Ser mamá es la experiencia más dura 
que he vivido hasta ahora,
sobre todo porque me gustan las cosas 
muy bien hechas y...
cuando las cosas no salen como a mí me gustaría...
todo lo relacionado con mi hijo...
me hace sentir angustia 
(preocupación se queda corto).

Sin embargo,
ser mamá me ha enseñado a crecer,
a aprender de los niños,
a agrandar mi corazón 
(ahora el amor que cabe en él es infinito),
a querer a alguien por encima de TODO
y a querer a MI MAMÁ
más que NUNCA,
porque MADRE no hay más una
y como la mía ninguna.

Va por vosotras,
mujeres,
esposas,
abuelas,
amigas,
hermanas,
hijas
pero sobre todo...
MADRES.

Una colección que va a lucir en un escaparate bien bonito (como siempre) y que está pensada para que tengáis un detalle con todas esas MAMÁS luchadoras, trabajadoras, persistentes, resistentes y que SIEMPRE, y pase lo que pase, están al pie del cañón para sus hijos.

Pues ahí,
en MODA CRISTINA,
está todo a vuestra disposición.



PD: Todo esto también es aplicable a MI PAPÁ porque es tan grande como MI MAMÁ.

PD2: Marcos todavía no está preparado para escribir algo así para mí pero sólo pido que cuando pase el tiempo y sí esté preparado, se sienta igual de orgulloso de su mamá como lo estoy yo de la mía.



2 comentarios:

  1. No me cabe ninguna duda de q Marcos estara orgulloso de su mama, xq menuda todoterreno de madre q le ha tocado!!
    Me encanta esta entrada yo tambien estoy valorando a mi madre cada vez mas...me he identificado mucho con lo escrito

    ResponderEliminar
  2. Que palabras más emotivas las de hoy (y que arte como siempre).
    ¡Un besote!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...